¿Qué son las instrucciones notariales?

Revisemos en este post este importante documento.

  • 12/09/2022 17:16:41
  • VivirPro
  • 152

Cuando vamos a dejar un pie por la compra de una propiedad la mejor opción siempre es las instrucciones de compraventa. Este es un documento que se entrega en conjunto con el pie al mismo notario donde se firmó la escritura de compraventa y que le dice de qué manera entrega el pie al vendedor.

 

Una instrucción de compraventa debe incluir los siguientes puntos:

 

-       Identificación de las partes

-       Descripción de la propiedad, con dirección, rol y deslindes.

-       Identificación de los documentos a dejar en custodia del notario, vale vista, cheque o efectivo.

-       Instrucciones a cumplir.

 

Una instrucción son eventos o condiciones que se deben cumplir, para que el notario pueda hacer entrega de los documentos que tomo en custodia. Si bien varían de negocio en negocio, para la compraventa de una propiedad normalmente son las siguientes.

 

-       Copia de inscripción de la propiedad en donde conste el dominio del comprador.

-       Copia del certificado de gravámenes y prohibiciones en donde no existan gravámenes y prohibiciones, salvos los que se inscribieron con la actual escritura, además del reglamento de copropiedad y alguna servidumbre en caso de que exista.

-       Acta de entrega de propiedad, firmada por las partes o un tercero como el corredor.

-       Adicionalmente y si el notario lo acepta, se podría incluir exhibir las cuentas de servicios pagadas.

 

Recomendamos dividir el pie en dos partes, una que se entregue contra inscripción sin gravámenes ni prohibiciones salvo los de la actual escritura y otro que se entregue cuando se cumpla lo anterior, más la entrega de la propiedad mediante el acta de entrega, de esta manera nos aseguramos de que nos entreguen la propiedad.

 

Por último, pero no menos importante, es fundamental que el pie quede en vales vista, ya que es una forma fácil y segura de entregar el dinero. Así el vendedor sabe que el dinero realmente existe y está en el banco, cosa que no necesariamente pasa con los cheques.